français | español | english
Fondo Documental Dinámico
sobre la gobernanza de los recursos naturales en el mundo

Reforma agraria, justicia social y desarrollo sostenible

Documento temático # 4. Conferencia Internacional sobre la Reforma Agraria y el Desarrollo Rural

Escrito por: Sergio Leite, Ricardo Avila

Fecha de redaccion: febrero 2006

Organizaciones: Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO)

Tipo de documento: Estudio / Trabajo de investigación

Resumen

Resumen

Es necesario concebir de nuevo el proceso de transformación agraria considerando la reforma agraria un vector estratégico del desarrollo social y sostenible, lo que tiene repercusiones en el crecimiento agrícola y económico en general, además de en la justicia social y en el desarrollo concebido como expansión de la libertad.

El reparto de los activos, la reforma agraria y el crecimiento económico

Diversos trabajos de análisis económico e histórico del proceso de desarrollo agrícola han revelado ciertas vinculaciones importantes que se deben tener en cuenta en los debates sobre la reforma agraria:

  • Los mayores niveles de desigualdad en el punto de partida (como, por ejemplo, una gran concentración de la tierra y los capitales) pesan negativamente en el crecimiento económico a largo plazo. Los países que presentan una marcada concentración de la tierra obtienen un crecimiento económico más lento que los que tienen un régimen de tenencia de la tierra más igualitario. Los niveles elevados de concentración económica y de propiedad de la tierra son también obstáculos para el fomento de la justicia social, lo que deja a millones de personas al margen de la ciudadanía plena.

  • Varios factores distintos de los estrictamente económicos o agrícolas, como el acceso a la salud y la educación, desempeñan también un papel determinante en los procesos de aumento de la productividad en la agricultura, en particular en el caso de los más pobres, pero sólo si se ponen los activos productivos, como la tierra, a disposición de la mayoría de los productores más pobres, se podrán transformar esos factores en desarrollo económico.

  • Los programas de reforma agraria deben ir acompañados de medidas de apoyo a los beneficiarios para que tengan efectos importantes y duraderos como política de reducción de la pobreza y fomento de la igualdad.

  • La tierra no es sólo un factor de producción, sino también de riqueza, prestigio y poder. Por eso, su reparto más igualitario entraña no sólo un aumento de los activos económicos poseídos por los más pobres, sino también un aumento del poder político y la participación social de estos últimos.

La crítica del modelo economicista de crecimiento agrario; equidad y desarrollo vistos como libertad

Existen interacciones determinantes entre los procesos políticos y económicos: para que los cambios económicos tengan éxito, hace falta la presencia de agentes estratégicos. Esa dimensión política de los procesos y de la opción en materia de desarrollo exige que nos preguntemos por la prioridad concedida al modelo agroexportador y a los intereses de los grandes grupos (principales beneficiarios de ese modelo), al comprobar que ese modelo obstaculiza un desarrollo más justo y equitativo. La modernización agraria mediante la integración en los mercados mundiales de productos, generalmente realizada sin modificaciones del régimen de tenencia de la tierra, entraña con frecuencia ciertos efectos perversos: agravación de las desigualdades en materia de renta y de la concentración de la propiedad de la tierra, descenso de la competitividad y vulnerabilidad de las explotaciones familiares, degradación del medio ambiente.

Para poder hacer un análisis crítico de la tesis y del modelo del crecimiento agrícola agroexportador y basado en el agribusiness conviene reconocer que el tema de la reforma agraria está inserto en un haz de relaciones económicas, políticas y sociales. Las transformaciones de la agricultura no están limitadas simplemente a modificaciones de la base técnica de las explotaciones agrícolas, sino que entrañan paralelamente los efectos de un conjunto de otros procesos sociales relativamente autónomos. Dichos procesos son la afirmación política del campesinado, la intervención modernizadora del Estado, el éxodo rural, los modos de organización y representación de los intereses de los diversos grupos sociales, etcétera. Cuando dichos intereses se oponen, el conflicto pasa a ser un elemento de cambio institucional intrínseco al proceso de desarrollo.

Además de constituir una condición para el desarrollo sostenible, la reforma agraria es un elemento de la mayor importancia de la justicia social y de un proceso de ampliación de las capacidades humanas de los trabajadores rurales sin tierra y de los sectores rurales más pobres de la población en general. En ese sentido, esa reforma es un elemento constitutivo de la mayor importancia del desarrollo definido (siguiendo a Amartya Sen) como un proceso cuyo medio y finalidad principales son la expansión de la libertad.

Descargar el documento