français | español | english
Fondo Documental Dinámico
sobre la gobernanza de los recursos naturales en el mundo

Hambre en el mundo : ¿mil millones, o más de dos mil millones de personas?

Resumen

Las cifras del hambre en el mundo publicadas por la FAO en 2012 no han sorprendido a nadie. Son elevadas para los países en vías de desarrollo, pero parecen decrecer ligeramente desde hace 20 años. Sin embargo leyendo los anexos del informe STATE OF FOOD INSECURITY, nos damos cuenta de la incertidumbre que pesa realmente sobre los datos aportados.

En este corto artículo, el autor señala que la FAO ha modificado y afinado en el último año su metodología de evaluación sobre el hambre en el mundo. Sobre la base de los anexos de este mismo informe, Frédéric Dévé señala que la estimación de 870 millones de personas desnutridas es probablemente muy inferior a la reali-dad, ¡que se situaría más bien entre 1.500 y 2.500 millones de individuos!

Ahora que nos aproximamos al 2015, año fijado para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), estas cifras deberían estar en los titulares de prensa y hacernos reflexionar a todos.

Hay que leer atentamente los anexos de los informes y observar cuáles son las metodologías utilizadas. ¡Las incertidumbres sobre el orden de magnitud de los fenómenos que estudiamos son a veces realmente considerables !

El informe de la FAO sobre el estado de la inseguridad alimentaria 2012, publicado el otoño pasado, ha presentado nuevas estimaciones sobre el número y la proporción de personas desnutridas.

La metodología llega a considerar que la desnutrición crónica todavía afecta a 870 millones de personas en el mundo, entre los que 850 millones se encuentran en países en vías de desarrollo. No ha habido ni scoop ni agitación particular alrededor de esta publicación.

Sin embargo… merece que se haga una observación importante. La metodología de estimación del informe 2012 ha sido en efecto ajustada, y entre las innovaciones que ha introducido, se encuentra una que puede cuestionar drásticamente las cifras establecidas y difundidas, y el ambiente optimista (muy relativo es verdad) que concierne al grado de cumplimiento del objetivo del milenio N°1.

Un nuevo método de cálculo

Ha sido utilizado el índice de prevalencia de la inadecuación de la alimentación, y no el antiguo índice de privación crónica de alimentación.

Este nuevo indicador es análogo conceptualmente al antiguo, pero

  • 1} Se calcula estableciendo el umbral calórico de la desnutrición en relación con las necesidades energéticas a un nivel más elevado: y sobre todo,

  • 2} El umbral calórico establecido puede ahora variar en función de las necesidades energéticas de tres diferentes es-tilos de vida: actividad física moderada, normal e intensa.

Y es según cada uno de estos tres estilos de vida que el índice permite medir ahora el porcentaje de población que está en riesgo de no cubrir sus necesidades alimentarias.

Una hipótesis discutible

En un acto de transparencia, la FAO publica su metodología en el anexo técnico del informe.

Nadie ha reparado en ello. Aparece sin embargo que la cifra de 870 millones de personas descansa sobre la hipótesis de un estilo de vida de actividad física « moderada ».

Podemos decir que ésto es lo realmente sorprendente. En efecto, los tres cuartas partes de las personas que pasan hambre provienen de zonas rurales en los países en vías de desarrollo. Para ellos esta hipó-tesis no se podría aplicar. Si pensamos en las mujeres y niños trabajando en el campo para preparar la siembra y la recolección, en las distancias recorridas para tener acceso al agua, al mercado, en los días de dura labor de los jornaleros… ¿creemos que se trata de una actividad física moderada?

Si aplicamos la hipótesis de « actividad normal », la cifra de personas afectadas por la desnutrición se convierte en 1.500 millones de personas. Si escogemos la hipótesis de una « actividad intensa » (más realista si observamos el estilo de vida de muchos campesinos), esta cifra sería de 2.500 millones de personas.

Entre 1.500 millones y 2.500 millones de hambrientos

Parece que sobre estas bases no es la cifra de 870 millones de personas hambrientas la que hay que tener en la cabeza, sino más bien una cifra que oscila entre 1.500 y 2.500 millones de individuos.

(ver el gráfico de abajo)

Desnutrición e inadecuación de la alimentación en los países en vías de desarrollo. Impacto de las hipótesis sobre el nivel de actividad física de las personas y la estimación del número de individuos en los que las necesidades energéticas no han sido cubiertas (Fuente: FAO, 2012. State of Food Insecurity. Anexo 2)

Bibliografía

  • FAO. 2012. The State of Food Insecurity in the World. Annex 2. Updating and overhauling the FAO methodology for assessing food insecurity – a summary of changes and their impacts. Ver la metodología

  • FAO. 2012. The State of Food Insecurity in the World. Ver el informe completo

Descargar el documento